domingo, 1 de febrero de 2009

Encontrada

¡Dentadura encontrada! Aunque yo tengo vista para ciertas cosas, en esta me he equivocado por completo. Por si a alguien se le había ocurrido el sitio dónde estaba, ha aparecido en el sofá.

Tampoco es descabellado. A la abuela le gusta hacer la siesta en el sofá antes de comer (?). Da el solecito. No hay que negarlo pero tiene buen gusto. Llámale tonta a la mujer, si vierais las condiciones en las que siestea os moririais de la envidia: sofá cómodo, mantita de las robadas en un viaje en avión, sol, vistas al mar. Así cualquiera.

Pero una afirmación bien cierta se puede hacer en este caso que nos ha tenido a todos en vilo en las últimas horas: en boca cerrada, no caen dentaduras... Tenedlo en cuenta para el futuro.

No hay comentarios: