miércoles, 9 de diciembre de 2009

¡Ay, la virgen!

Abriendo una novela de Simenon me encontré esta estampa de la virgen. Ni idea de cómo pudo haber llegado, así que consideré añadirla a algún collage. 




Le di la vuelta y leí el texto que empezaba así. 



Y terminaba así. 



Me sorprendió. ¿Qué era lo que ocurría? ¿Está garantizado el resultado? ¿El Vaticano tiene el copyright de las estampitas? ¿Si una estampa no está "aprobada eclesiásticamente", no funciona? 

Por un momento pensé que era una pena no tener amigos fundamentalistas católicos para que me lo explicaran.

Pero después surgió una duda. Una virgen en un libro de Simenon no deja de ser una curiosidad interesante. Escritor prolífico dónde los hubiere, este buen Georges se tiraba a todo lo que se movía. La leyendas dicen que se cepilló a unas 10.000 mujeres. Hasta su propia esposa le buscaba chicas para que él pudiera colmar sus ansias de obseso sexual. Aquí es dónde me pica la curiosidad, ¿qué tiene que ver una virgen en todo esto? ¿O acaso no era virgen?... ¡Ay! 

lunes, 7 de diciembre de 2009

El Periscopio cumple un año

Un año de vida del Periscopio. Hay que celebrarlo.



Llegan novedades, otros colores, otros formatos, muchos collages y amigos internacionales. Felicidades.

martes, 24 de noviembre de 2009

No hay brazos, no hay galletas

Siguiendo con la sección Traumas causados por tantas imágenes religiosas malignas, presentamos No hay brazos, no hay galletas. Aunque el chiste viejísimo y gastadísimo diga en realidad: No hay piernas, no hay galletas.


lunes, 23 de noviembre de 2009

La última en enterarse



Suelo ser la última en enterarme cuando ocurren las cosas. He tenido que ir a un país extranjero para que me contaran que existía esta foto y que había sido retirada (o censurada según las malas lenguas) hace ya dos meses de cualquier medio. Pero ahí está. Si no me censuran el blog por esto... Pero hace tanto tiempo que nadie se debe acordar.




Por lo menos la sacaron en un museo. Y todo el mundo sonríe. Total es un estilo gótico bastante descafeinado.





Y así acaban las cosas cuando uno sólo quiere echarse unas risas:



jueves, 12 de noviembre de 2009

Que no estaba muerto, no-no, que estaba tomando cañas lere-le-lé...

La ficción NUNCA supera la realidad. Eso es tan cierto aquí como en Brasil. Leedlo y seguireis dándome la razón.



Pido disculpas por no haber encontrado una interpretación más auténtica de la canción de verdad. Y eso que he barrido youtube a conciencia. Porque este rollo viva-barcelona-todo-somos-tan-guays-como-el-enano-de-manu-chao, no mola na de na!

40 aniversario de Sesame Street

Barrio Sésamo o Ábrete Sésamo, para los antiguos como yo, acaba de celebrar su 40 aniversario. Son de esas cosas que te hacen sentir un poco más viejo y un poco más cascado. Nunca fui fan declarada, aunque sí del Muppet Show. Nada como los Teleñecos, un show con todas las letras.


Con lo del aniversario me he acordado de una página web que había encontrado hace muchos años, cuando los módems hacían esos ruiditos raros al usar la línea telefónica. Se llama http://www.bertisevil.tv/, es holandesa y descubre los secretos más ruines de Blas (y de su mala influencia en Epi). Igual ya la conoceis. Antes era más básica, sin banners. Pero el aniversario me ha hecho recordarla  unos 10 años después. El mal se puede encontrar en todas partes...

martes, 10 de noviembre de 2009

La orquesta Borderline


De Alemania viene la siguiente curiosidad idiomática: la orquesta Borderline, plato fuerte de la Oktoberfest en Weimar, Turingia. No sé si los hubiera ido a ver, la pinta de estos chicos y su nombre... resultan bastante anticlímax. ¿Será por eso que la entrada valía sólo 6 euros? Y además, ¿regalaban un tanque de cerveza y dos bretzels para animar al público a escucharles? Eso nunca lo sabremos. Tampoco podremos juzgar su calidad musical, ni su simpatía en escena. Quizás alguien les debería explicar que han escogido llamarse de una manera algo peculiar y poco atractiva. Más que nada por si quieren internacionalizarse, aquí no se comerían ni un colín.