martes, 24 de noviembre de 2009

No hay brazos, no hay galletas

Siguiendo con la sección Traumas causados por tantas imágenes religiosas malignas, presentamos No hay brazos, no hay galletas. Aunque el chiste viejísimo y gastadísimo diga en realidad: No hay piernas, no hay galletas.


lunes, 23 de noviembre de 2009

La última en enterarse



Suelo ser la última en enterarme cuando ocurren las cosas. He tenido que ir a un país extranjero para que me contaran que existía esta foto y que había sido retirada (o censurada según las malas lenguas) hace ya dos meses de cualquier medio. Pero ahí está. Si no me censuran el blog por esto... Pero hace tanto tiempo que nadie se debe acordar.




Por lo menos la sacaron en un museo. Y todo el mundo sonríe. Total es un estilo gótico bastante descafeinado.





Y así acaban las cosas cuando uno sólo quiere echarse unas risas:



jueves, 12 de noviembre de 2009

Que no estaba muerto, no-no, que estaba tomando cañas lere-le-lé...

La ficción NUNCA supera la realidad. Eso es tan cierto aquí como en Brasil. Leedlo y seguireis dándome la razón.



Pido disculpas por no haber encontrado una interpretación más auténtica de la canción de verdad. Y eso que he barrido youtube a conciencia. Porque este rollo viva-barcelona-todo-somos-tan-guays-como-el-enano-de-manu-chao, no mola na de na!

40 aniversario de Sesame Street

Barrio Sésamo o Ábrete Sésamo, para los antiguos como yo, acaba de celebrar su 40 aniversario. Son de esas cosas que te hacen sentir un poco más viejo y un poco más cascado. Nunca fui fan declarada, aunque sí del Muppet Show. Nada como los Teleñecos, un show con todas las letras.


Con lo del aniversario me he acordado de una página web que había encontrado hace muchos años, cuando los módems hacían esos ruiditos raros al usar la línea telefónica. Se llama http://www.bertisevil.tv/, es holandesa y descubre los secretos más ruines de Blas (y de su mala influencia en Epi). Igual ya la conoceis. Antes era más básica, sin banners. Pero el aniversario me ha hecho recordarla  unos 10 años después. El mal se puede encontrar en todas partes...

martes, 10 de noviembre de 2009

La orquesta Borderline


De Alemania viene la siguiente curiosidad idiomática: la orquesta Borderline, plato fuerte de la Oktoberfest en Weimar, Turingia. No sé si los hubiera ido a ver, la pinta de estos chicos y su nombre... resultan bastante anticlímax. ¿Será por eso que la entrada valía sólo 6 euros? Y además, ¿regalaban un tanque de cerveza y dos bretzels para animar al público a escucharles? Eso nunca lo sabremos. Tampoco podremos juzgar su calidad musical, ni su simpatía en escena. Quizás alguien les debería explicar que han escogido llamarse de una manera algo peculiar y poco atractiva. Más que nada por si quieren internacionalizarse, aquí no se comerían ni un colín.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Married to the Wall

Casada con el Muro.

Hace unos días se viene hablando de mil y un detalles, mil y una anécdotas relacionadas con lo que ocurrió un día como hoy hace veinte años en Berlín. No vamos a hablar ni de errores de burócratas aburridos, ni de los que cruzaron al Oeste, ni de los que se dejaron la vida en el intento. Tampoco pretendo comentar la trascendencia histórica del momento, para eso ya están los periódicos, la tele y los documentalistas que nos van mostrando lo más relevante y lo viejitos que están Bush padre y Köhl. Aunque Gorbachov está como unas castañuelas.

Cada uno que haya estado en Berlín, sea viviendo, sea de vacaciones, tiene su pequeña relación con el Muro. A mi me impresionó el camino de adoquines que marca el recorrido de lo que fue el Muro tanto entre el Reichstag y la puerta de Brandemburgo, y más todavía el de Postdamer Platz. Impactan las imágenes de lo que era hace veinte años un terreno baldío, y ahora es el empítome de la horterada arquitectónica moderna.

Pero yo iba hacia algo un poco más particular. Entre las mil y una historias del Muro, encontré una que merece una entrada en el blog. Una sueca, Eija-Riitta Berliner-Mauer, nacida en 1954 y que vive en Liden un pueblucho del norte de Suecia, se casó con el Muro en junio del año 1979. Se enamoró de él a los siete años de edad, viéndolo por la televisión. La diferencia de edad nunca supuso un problema en su relación. Y lo cuenta tan tranquila. Yo tengo una amiga de la infancia sueca, persona encantadora, divertida, inteligente y con talento. Pero lo que sale de su país en fechas recientes, entre los libros -sí, lo confieso, ¡me los he leído!- y la herencia de Larsson y esta loquita casada con el muro, me sorprende bastante, por decirlo suavito.

La misma Eija-Riita, viuda desde hace 20 años, llora en silencio a su amado desde su propia página web. No tiene desperdicio, os la recomiendo: http://www.berlinermauer.se/. Así que hoy es un día muy triste para ella y se merece un detallito. Cuando aquel 9 de noviembre del 89 vio lo que le estaban haciendo a su marido (tiene certificado de matrimonio, porque se celebró una ceremonia con amigos y familiares, pero sólo de la novia), sólo pensaba en cargarse a aquellos vándalos que le destrozaron la vida.

Eija-Riitta se considera objetófila (objectùm-sexual) una forma de sexualidad en el que el objeto de amor, deseo y placer es una cosa y nunca una persona. Consideran que los objetos tienen vida y alma (animismo), y por tanto uno se puede enamorar de ellos. Además bajo esta concepción, las relaciones sexuales con el objeto son parte más del amor en la relación, nada que ver con la masturbación y lejos de cualquier tipo de "perversión". No se consideran fetichistas, están organizados, se apoyan, reivindican su libertad de elección y tienen su propia web: http://www.objectum-sexuality.org/.

La pregunta es obvia: ¿cómo tiene uno relaciones sexuales con el Muro de Berlín?. Cuando existía, claro.

Sorprende aprender y darte cuenta de lo que hace la gente. Si uno lo piensa dos veces, resultaría difícil enamorarse de una cosa: ¿tu piso?, ¿el piso del vecino? (que es más grande y tiene terraza), ¿La Sagrada Familia, o la Casa Batlló?, ¿un Seiscientos o un Ferrari? (yo me quedaría con el Seiscientos, ¡ni punto de comparación!). Adjunto un link para que veais varios ejemplos de esta curiosa forma de relación: http://psicodelirium.wordpress.com/2008/07/15/el-sexo-en-el-sxxi-neo-sexualidad-y-objetofilia. Igual alguno se anima, en el siglo XXI hay espacio para las nuevas formas de sexo. Con esta además, se necesitan menos accesorios que para el sado. Aunque hay que estar bien en forma.




El octubre maldito o los Blogueros también lloran

Sí señores, el mes de octubre 2009 ha sido una auténtica maldición. Y eso que había empezado muy bien, con viaje, a Alemania, fiestas, bodorrio simpatiquísimo en un barco en el Spree, todo estupendo. Pero las cosas rápidamente tomaron caminos pesados, desconocidos e insondables y decidí que un descanso bloguero era lo más conveniente. Pero aquí estoy de vuelta.

El otoño, y en concreto el mes de octubre tienen un no sé qué. Entre la Matanza de Tlatelolco (...), la Caída de la Hoja, el Descubrimiento de América, el Cambio de Hora (malo,malo), la Oktoberfest, el Coñazo del Halloween (¿Y la castañada?¿Qué?) la Melancolía Otoñal y, por supuesto, la Revolución Bolchevique. Sin olvidar La Caza del Octubre Rojo, película de sobremesa dominguera que he intentado ver como tres veces y las tres me he dormido. No podeis imaginar cuanto me alegro que octubre haya pasado de una vez y que venga noviembre, con sus muchos cumpleaños. En especial el mío, y el de quien vosotros ya sabeis (bajito, rubito y nervioso). Así que a celebrar cosas buenas, que para las malas no hay ganas.

Os presento además a mi pingüino, que no tiene nombre pero aún así tiene una elegancia innata que pondría verde de envidia a cualquiera de los que se mueren por que les fotografie un bloguero de los que marcan lo último en tendencias de moda. No lo había pensado hasta ahora, pero si a alguien se le ocurre cómo llamarle, igual podríamos encontrar una excusa más para una fiesta. Eso sí, el nombre tiene que estar a la altura de las circunstancias. Y además hay que felicitar a su mamá Mariela por haberlo parido tan guapo y con tanta prestancia.