sábado, 31 de enero de 2009

La abuela ha perdido su dentadura

Eso es, la abuela ha perdido o, seamos más específicos en el lenguaje, ha extraviado su dentadura. Era algo que se veía venir. En los últimos doce meses ha perdido las gafas, las llaves, la cartera, su DNI, unos bombones de chocolate buenísimos que le regalaron... y más de una vez. Algunas cosas aparecieron, como los bombones que estaban en el cajón de su ropa interior. A otras se les tuvo que decir adiós para siempre.

Pero mira tú por donde que la dentadura nunca la había perdido. Ella siempre se ha sentido muy apegada a su prótesis. No es sólo algo que lleva en la boca: es parte de su vida y la usa para su reafirmación personal. Vale la pena explicar algunas de sus astucias. Por ejemplo, cuando hay algo que no le gusta para comer, dice que no lo puede morder bien. Pero la he visto pegándole un bocado a un trozo gigante de turrón duro, del de Alicante, sin pestañear. También servía para pegarle sustos de muerte a la niña cuando era pequeña. Creo que la dejaron traumatizada -como a mi con la cabeza de Cristo que tenía en su cuarto, aunque sea tema para otra entrada-. Y la última, que causó sorpresa, fue cuando comiendo en familia en un restaurante se quitó la dentadura entre el entrante y el plato principal, y la puso encima de la mesa sin remilgos. A las quejas familiares al unísono respondió tan tranquila: ¡Ya estoy harta, en este sitio tardan demasiado entre plato y plato! Una afirmación cierta -estabamos todos hasta las narices de esperar-, pero una forma de protesta algo radical.

Ahora el tema es ver dónde aparece la dentadura. Yo ya he recomendado buscar en la nevera y en el armario donde se guardan las galletas, los dos lugares favoritos de la abuela. Esto es como cuando la niña era pequeña y el vídeo se estropeó. Cuando lo trajeron de repararlo adjuntaron una bolsa con rotuladores, pinypones, caramelos y otras cositas más que la niña fue guardando allí tal caja del tesoro. Se admiten apuestas sobre sitio en el que puede estar.

martes, 27 de enero de 2009

El estilo a raudales

Son de aquellas cosas que no las piensas hasta que te ocurren. Me compré una pulsera y al cabo de uno o dos meses compré una revista muy moderna donde salía ella misma y a toda página. Me hizo ilusión. Tanta que hice un autocollage. Es decir, la pulsera y mi mano. Pero al ser una foto no iba a enseñar mi mano de verdad, me pareció poco congruente. Así que me la dibuje. Por los dos lados.

Aquí de cara...


...y después de cruz.



¡Quién me iba a decir que tendría una pulsera famosa!

lunes, 19 de enero de 2009

Collage de urgencia: Everybody loves Obama


Es el hombre del día. Con periscopio o sin él, es inevitable verle. Está en todas partes y todos hablan de él.

Porque es presidente del truño-país más poderoso del mundo, porque se lo ha currado, porque es no para quieto, porque es más afroamericano que Michael Jackson-bonito bronceado Signore Berlusconi-, porque es el que ha ganado las elecciones más mediatizadas de la historia, porque tiene una mujer estupenda, porque sabe ser encantador con una sonrisa, porque se le viene encima un currazo que te pasas, porque va a acabar con la crisis, el cambio climático y los bares de menús de los que sales oliendo a fritanga, porque va a salvar al planeta y si me apuras al sistema solar entero, porque nos va a librar de ir a trabajar -bueno, eso no pero estaría muy bien que lo hiciera-, y porque... pues no sé, porque a todos nos gusta que la vida se mueva, que ganen los buenos a los malos, y que al llegar a casa alguien nos espere con nuestra cena favorita recién preparada y las manos listas para un buen masaje. ¡Qué coño! Nos lo hemos ganado, ¿verdad Sr. Presidente de los EEUU?

Por eso todo el mundo quiere a Obama.

Con tanto amor en el aire, seguro que dentro de nueve meses van a nacer criaturas a montones. ¿Y cómo les van a llamar? Pues seguramente Barry, Baracky, Obie, Obby, B.O., Negritodelcolacao...

viernes, 16 de enero de 2009

Vídeos con mensaje 1: Rober Esmiz en la ciudad de los rockeros muertos

El rock'n'roll está lleno de caminos inexcrutables. Pero en realidad no hay nadie que vaya a hacerle ascos a la buena vida.

Aquí os coloco una historia en la que el rock'n'roll y el jamón serrano por fin han llegado a la simbiosis completa. Una historia conmomedora, con diálogos que llegarán a ser parte de los grandes clásicos (¿de dónde carajo han sacado la palabra "trofollísimo?), un ritmo trepidante, unas coreografías impecables y un final sorprendente.

Vale, vale, los chavales de Muchachada Nui son muy buenos. Y por eso salen en la tele y son los reyes de la red. Pero este pedacito de vida en youtube es una perlita. ¿O una perita?. Mi deseo: que os riais tanto como yo.


jueves, 15 de enero de 2009

I love Paris in the Summer



Encontrar títulos adecuados para las entradas de blog suele ser muy divertido la mayoría de veces. Pero de repente te encuentras con algunas entradas en las que resulta bastante difícil. Porque depende del título que le pongas igual nadie le hace ni puñetero caso. O no pega con lo que has incluido. O simplemente es ridícula. Y para poner ridiculeces, mejor poner algo sin mucho sentido. Así que os cuento en un collage como fueron mis vacaciones navideñas este año.

Ahí está el resumen de esos bonitos días de comida riquísima, vinos fantásticos, cultura, familia a tutti y un frío del carajo (Me estoy volviendo un poco repetitiva, ¿verdad?, pero es que es muy fácil tener nostalgia de unas sandalias cuando estás a -3ºC.).



Está borroso y torcido, ya lo sé. Mi scanner tiene sus años y sus achaques, pero yo le sigo queriendo tal y como es. Hasta el día que lo jubile y tenga uno joven y en plena forma. Como todo en esta vida.

Hay una pequeña sorpresa para algunos de vosotros. Me gustaría saber si la habeis recibido, y a ver si así os animais a dejar comentarios en el blog, a contar cositas. Quiero saber vuestras opiniones, propuestas, alegrías... Lo que os apetezca.

viernes, 9 de enero de 2009

Apuntes de dentistología


Hace unos años, cuando mi dentista estaba mirándose catálogos del yate que se iba a comprar con todo lo que me tenía que hacer en la boca, entre todas las reparaciones se dio cuenta que parte del esmalte cercano a la encía de algunas de mis muelas inferiores estaba medio saltado. La solución era una cédula de descarga para usar por la noche. Resulta que de tanto apretar y chirrear los dientes, cosa que me dicen que hago desde que duermo con alguien -y no precisamente lo que podríais pensar, cacho guarretes-, me estaba destrozando la dentadura. El trasto hizo su función durante un largo periodo de tiempo. Cuando empecé a usarla, el que ronca a mi lado todas las noches me dijo que era un anticlímax total. Y lo es. Pero ahora el problema es otro.

Puedo seguir usándola. Pero si me la pongo más de una semana seguida una serie de pesadillas enturbian mi preciado descanso. Me paso la noche entera soñando en cualquier situación o lugar pero con el mismo impedimento recurrente que no me deja en paz: es como si me hubiera comido veinte caramelos de los de café con leche -o toffees, demostrando que una sabe idiomas- y
todos se me hubieran quedado pegados en los dientes. Por más que lo intente es imposible quitarme toda esa masa semiblanda. Esté dónde esté en mi sueño me paso horas con las manos en la boca quitando y quitando caramelo. Pero nunca se acaba. Es agotador. Además queda muy feo estar con las manos en la boca aunque sea soñando. Para que nos vamos a engañar. No me extraña que me cueste tanto levantarme por las mañanas si me paso muchas noches tan atareada.

Y hasta aquí mi pequeño apunto de dentistología. La ciencia tiene infinitas posibilidades.

Por cierto, si alguien sabe cuál puede ser el significado de este sueño, que me lo diga. Me pica la curiosidad.

Fresquito

La ola de frío que azota sin piedad gran parte de Europa esta semana también a llegado a mi casa. Nada que ver con grandes cantidades de nieve ni suministro de gas cortado por los rusos o carreteras en las que se prohíbe transitar sin cadenas. Aquí las consecuencias son mucho más modestas, y además es fácil mirarlo desde la comodidad de un piso con calefacción central.

Pero ahí está, mi humilde capa de hielo en el recipiente donde se guarda el agua de lluvia para regar las plantas. Pero no por humilde tenía que ignorarla, bien al contrario. Sobrevivió como una valiente hasta las 14 horas, hora más hora menos. Un pequeño recuerdo para ella.






Pero lo malo de este pequeño homenaje al hielo indefenso ha llegado mientras cargaba sus fotos en el blog y me ha aparecido esta otra:





Casi prefiero no hacer ningún comentario para no deprimirme ni deprimir a nadie. El invierno es invierno, y como dice algún insensato/a-capullo/a-sabijondo/a, en invierno nieva. A más de uno se le tendría que aplicar el castigo de cortarle la lengua sin anestesia para ver si así dejaba de decir chorradas.

De todas formas, quien más quien menos se muere de ganas que llegue la primavera otra vez.

martes, 6 de enero de 2009

Regalo de Reyes

Los Reyes Magos le han traído este regalo al Periscopio. Está muy contento y quiere compartirlo con vosotros.




El Periscopio espera que los Reyes Magos también os hayan traido a vosotros muchos regalos bonitos. Eso depende de lo buenos que hayais sido.

domingo, 4 de enero de 2009

Nuevo año, nueva entrada

Terminé el año deseando que la Navidad pasase lo más rápido posible. Y mi deseo se hizo realidad. Así que ahora sólo tengo que desear a todo el mundo....


Feliz



Dos


Mil

Nueve