martes, 27 de enero de 2009

El estilo a raudales

Son de aquellas cosas que no las piensas hasta que te ocurren. Me compré una pulsera y al cabo de uno o dos meses compré una revista muy moderna donde salía ella misma y a toda página. Me hizo ilusión. Tanta que hice un autocollage. Es decir, la pulsera y mi mano. Pero al ser una foto no iba a enseñar mi mano de verdad, me pareció poco congruente. Así que me la dibuje. Por los dos lados.

Aquí de cara...


...y después de cruz.



¡Quién me iba a decir que tendría una pulsera famosa!

No hay comentarios: